Cómo hacer frente a la retención de líquidos?

Nuestro organismo está constantemente equilibrando los niveles de líquido. Los primeros síntomas de una retención pueden ser tobillos hinchados y algún kilito de más.

 

Con estas sencillas instrucciones podemos llegar a solucionarlo:

 

  • Evitar el exceso de sal. Hay acostumbrar al paladar a las comidas con poca sal. Para ello hay una serie de recursos: evitar el consumo de alimentos precocinados (dauets cáscara, patates XIPS, salsas comerciales, etc.), embutidos, conservas, salazones y ahumados, así como el uso de la sal durante el proceso de cocción. Hay que tener cuidado en la cocción de los alimentos y recurrir a preparaciones al vapor, a la plancha, utilizando aceites con más sabores (de oliva o perfumados con ajo, orenga amb, etc.) y hierbas aromáticas y especias (orenga, Pebre, menta, hinojo, tomillo, laurel, etc.).
  • Aumentar nuestra ingesta de agua. Aunque pueda parecer contradictorio, necesitamos una muy buena hidratación para conseguir eliminar el exceso de líquido. No debemos esperar a tener sed para empezar a beber. En levantarnos, un buen vaso de agua nos ayudará a comenzar a eliminar los líquidos retenidos durante la noche.
  • Realizar un ejercicio físico regular, como puede ser caminar a paso ligero de 30 a 45 minutos tres o más días por semana.
  • Tomar algunas infusiones (hoja de olivo, cola de caballo, ginebre…), que también nos pueden ayudar a luchar contra este problema.
  • Ingerir algunos alimentos que pueden llegar a tener propiedades diuréticas (api, piña, pomelo, Maduixes, caldos vegetales caseros…).